MISIÓN

Crear un ambiente de hogar con unas relaciones de amor, responsabilidad, respeto, fraternidad tolerancia y familiaridad, velando por la educación cristiana, la salud, la alimentación y la formación integral en los valores intelectuales, éticos y morales de los niños de escasos recursos, huérfanos y desamparados encomendados por Dios a nuestro cuidado, para que en un futuro sean ciudadanos  útiles a sí mismos, a la familia y a la patria.

Ofreciendo a niños y niñas  un hogar donde encuentren el amor  que necesitan para crecer y desarrollarse, brindando una formación Católica, técnica y/o profesional, apoyada en la lúdica, el deporte y el esparcimiento.

 

VISIÓN

En cinco años esperamos triplicar la cobertura para la Atención Integral de niños y niñas en condiciones de extrema pobreza y orfandad. Esto se logrará con los aportes de los diferentes benefactores, así como  una gestión transparente y eficiente en la  obtención de los recursos necesarios para construir las condiciones de logística, económicas y administrativas; con miras a brindar mayores posibilidades de estudio, empleabilidad y cofinanciación de la formación profesional de los niños, niñas y jóvenes, bajo los principios establecidos por su fundador y benefactor  DON  LORENZO CUELLAR.

El Instituto propenderá por el crecimiento exponencial de los principios y valores morales de los niños y niñas como base fundamental para el cambio de las realidades sociales desde el seno de sus familias y para el país en general.

 

OBJETIVOS:

       Brindar a los niños y niñas una  ATENCIÓN  INTEGRAL, satisfaciendo sus necesidades básicas, propiciando su desarrollo físico y psicosocial con la participación de la familia y comunidad, mediante actividades de sustitución de cuidado familiar, integración escolar, atención en salud y crecimiento espiritual.

       Contribuir al desarrollo y mejoramiento de nuestro país formando personas responsables, honorables, respetuosas y con la autoestima suficiente para construir un mejor futuro para las generaciones venideras.

       Lograr que los niños y niñas se integren a la comunidad y no permanezcan marginados socialmente.

       Satisfacer las necesidades básicas de los niños y niñas tales como: Amor, seguridad, alimentación, vivienda, salud, educación, recreación, vestuario, y capacitación para el trabajo.

       Inculcar en los niños y niñas los principios y valores espirituales cristianos y una educación en la fe católica, respetando en esencia la libertad religiosa de los niños,  niñas, padres o acudientes.

       Garantizar la participación activa de los niños y niñas y sus acudientes en los procesos y programas de ingreso, permanencia y egreso definidos en la institución.